The Ramirez Legal Group es su

Abogado de Productos Defectuosos

¿Por qué elegirnos ?

En The Ramirez Legal Group, nuestros clientes son nuestra prioridad principal, no nuestras ganancias. Nuestro principio fundamental es calidad sobre cantidad, la calidad de los resultados y el servicio sobre la cantidad de clientes y ganancias. Así es como nos mantenemos fieles a nuestros ideales y le servimos a usted por encima de todo.

¿A qué tipo de compensación puedo tener derecho?

Si ha resultado lesionado debido a la culpa de otra persona en el sur de California, puede ser elegible para recibir una compensación monetaria por muchos tipos diferentes de gastos y más.

Más información

Cuando alguien resulta herido como consecuencia de un producto o medicamento defectuoso o con consecuencias no deseadas, puede tener derecho a una indemnización desde el fabricante del producto o medicamento hasta el vendedor del mismo.

Hay tres formas en las que un producto puede ser legalmente defectuoso:

  1. Defecto de fabricación:
    Durante el proceso de fabricación, uno o varios de los productos no han salido como estaba previsto.

    Ejemplo: El fabricante de automóviles Chevfordhey fabrica 500.000 camiones. Sin embargo, en 300 de esos 500.000 camiones fabricados, sin que Chevfordhey lo sepa, el sensor de choque del airbag no está bien conectado a la unidad de airbag. Mary, una clienta de Chevfordhey, va a un concesionario de Chevfordhey y, sin saberlo, compra uno de los 300 camiones con el defecto del airbag. Cuando Mary vuelve a casa con su camion nuevo, sufre un accident de frente a 35 millas por hora. Como la unidad de airbag no recibe la señal del sensor de choque del airbag, el airbag de Mary no se activa, lo que permite que la cabeza de Mary golpee el volante. Consecue a raíz de esto, Mary sufre una lesión en la cabeza.

  2. Defecto de diseño:
    Incluso antes de que se fabrique el producto, hay un defecto en el diseño del producto que lo hace peligroso.

    Ejemplo: El ingeniero alemán estrella del fabricante de coches Chevfordhey, Fredrick Von Shingle Shangle, inventa una forma de hacer volar los coches de Chevfordhey. Sin embargo, en su entusiasmo, Frederick se olvida de diseñar las piezas que rodean la cámara de combustión del combustible para aviones con materiales no inflamables. Peter, un cliente de Chevfordhey, va a un concesionario de Chevfordhey y compra uno de sus nuevos coches voladores. Mientras Peter vuela a casa en su coche volador nuevo, una chispa de la cámara de combustión cae sobre una pala de la turbina y la hace arder. El fuego se extiende y hace que el coche volador de Peter se estrelle. Como resultado, Peter resulta gravemente herido.

  3. Defecto de advertencia:
    El producto no viene con advertencias o instrucciones adecuadas.

    Ejemplo: El fabricante de coches Chevfordhey diseña y fabrica perfectamente su coche volador. Sin embargo, aunque es previsible que sus clientes puedan hacer volar el coche por encima de los 8.000 pies, no incluye advertencias en el interior del coche o en el manual del conductor de que el coche no debe volarse por encima de los 8.000 pies porque los ocupantes del vehículo pueden experimentar el mal de altura, e incluso la muerte. Después de comprar un coche volador nuevo en un concesionario de Chevfordhey, Paul lleva su nuevo coche a dar una vuelta por las nubes. Al volar por encima de las 8.000 millas, empieza a sentirse mareado y, en pocos segundos, se desmaya. Por suerte para Paul, el coche está equipado con un piloto automático que evita que se estrelle, pero el tiempo que pasa sin suficiente oxígeno le provoca daños cerebrales.

Responsabilidad estricta de los productos

A diferencia de lo que ocurre con muchos otros tipos de accidentes, en California, para recibir una indemnización por una lesión causada por un producto defectuoso (incluidos los medicamentos), no hay que demostrar necesariamente que el fabricante, el distribuidor o el vendedor/arrendador del producto hicieron algo mal. Esto se conoce como responsabilidad objetiva por productos defectuosos. La responsabilidad objetiva por productos defectuosos surgió de consideraciones políticas, como que quienes participan en la cadena de distribución de un determinado producto están en mejor posición que los consumidores para garantizar que sus productos no sean irrazonablemente peligrosos.

Para que se aplique la responsabilidad objetiva por productos, debe demostrar que su daño físico o emocional fue causado por un producto que:

  1. Contiene un defecto de fabricación;
  2. Ha sido diseñado de forma defectuosa; o
  3. No haber incluido las advertencias o instrucciones adecuadas.

Defecto de manufactura

Para demostrar que el producto que le causó daños físicos o emocionales contenía un defecto de fabricación, debe probar las cuatro cosas siguientes:

  1. Que la entidad que usted considera responsable haya fabricado, distribuido o vendido el producto;
  2. Que el producto contenía un defecto de fabricación cuando salió de la posesión de la entidad que usted considera responsable;
  3. Que usted fue perjudicado; y
  4. El defecto del producto fue un factor sustancial que causó su daño.

Defecto de diseño

Para demostrar que el producto que le causó daños físicos o emocionales contenía un defecto de diseño, debe satisfacer una de las dos pruebas: la prueba de las expectativas del consumidor o la prueba del riesgo-beneficio.

  • Prueba de las expectativas del consumidor.
    En virtud de la prueba de las expectativas del consumidor, debe demostrar todo lo siguiente:
    • 1. Que la entidad que usted considera responsable haya fabricado, distribuido o vendido el producto;
    • 2. Que el producto no funcione de forma tan segura como un consumidor ordinario hubiera esperado que funcionara cuando se usara o se utilizara de forma incorrecta de manera prevista o razonablemente previsible;
    • 3. Que usted fue perjudicado; y
    • 4. El defecto del producto fue un factor sustancial que causó su daño.

  • Prueba de riesgo-beneficio.
    La prueba de riesgo-beneficio es un poco más complicada que la prueba de expectativas del consumidor. En primer lugar, debe demostrar todo lo siguiente:
    • 1. Que la entidad que usted considera responsable haya fabricado, distribuido o vendido el producto;
    • 2. Que usted fue perjudicado; y
    • 3. El defecto del producto fue un factor sustancial que causó su daño.

Sin embargo, aunque usted pruebe los tres puntos anteriores, la entidad que usted considera responsable puede vencer su demanda si puede demostrar que los beneficios del diseño del producto superan los riesgos de peligro en el diseño.

Para determinar si los beneficios del diseño superan los riesgos de peligro en el diseño se tienen en cuenta los siguientes aspectos:

  1. La gravedad del daño potencial resultante del uso del producto;
  2. La probabilidad de que este daño se produzca;
  3. Lo fácil o difícil que sería fabricar el producto con un diseño diferente y más seguro;
  4. El costo de un diseño diferente más seguro; 
  5. Las desventajas de un diseño alternativo más seguro; y 
  6. Otros factores.

No contener advertencias o instrucciones adecuadas

Para demostrar que el producto que le causó daños físicos o emocionales no contenía advertencias o instrucciones adecuadas, debe probar todo lo siguiente:

  1. Que la entidad que usted considera responsable haya fabricado, distribuido o vendido el producto;
  2. Que la entidad que usted considera responsable haya fabricado, distribuido o vendido el producto;
  3. Que el producto tuviera riesgos potenciales, efectos secundarios o reacciones alérgicas que fueran conocidos o conocibles por la parte que usted considera responsable, a la luz de lo generalmente conocido y aceptado por la comunidad científica o médica;
  4. Que los riesgos potenciales, los efectos secundarios o las reacciones alérgicas eran sustancialmente peligrosos cuando el producto se utilizaba o se usaba de forma prevista o razonablemente previsible;
  5. Que los consumidores ordinarios no tendrían forma de conocer los riesgos potenciales del producto, los efectos secundarios o las reacciones alérgicas;
  6. Que usted fue perjudicado; y
  7. Que la entidad que usted considera responsable no le haya advertido o instruido adecuadamente (a los consumidores) sobre los posibles riesgos, efectos secundarios o reacciones alérgicas;

¿Por qué contratar a un abogado para su caso de productos defectuosos?

Las entidades que pueden ser consideradas responsables de la responsabilidad por productos van desde el proveedor de un componente utilizado para fabricar el producto hasta una empresa que alquila el producto al público. En resumen, la mayoría de las entidades implicadas en la cadena comercial del producto pueden ser consideradas responsables.

La responsabilidad civil por productos defectuosos es un área del derecho muy compleja que requiere expertos en campos como la medicina y la ingeniería. Por esta razón, los casos de responsabilidad por productos son también muy costosos. Si usted fue lesionado por un producto o medicamento defectuoso, es crucial que contrate a un abogado con experiencia en responsabilidad de productos tan pronto como sea posible. Por suerte, tenemos experiencia en este tipo de casos y podemos ayudarle.

¿Ha sido lesionado por un producto defectuoso y necesita ayuda legal?

es_MXSpanish
Scroll al inicio